Español

Category

Currently showing posts tagged modernismo

  • Belle Epoque: Belleza y Misterio

    Belle Epoque es el nombre de una nueva serie fotográfica sobre el modernismo que empecé en 2015 y sobre la cual sigo trabajando.

    Hasta ahora, el proyecto incluye fotografías de casas, pisos y museos hechas en París (Francia), en Cartagena y Murcia (España) y en La Habana (Cuba).



    Cuando inicié esta serie, no tenía claro cómo podría expresar fotográficamente las emociones fuertes que me transmite el modernismo. Pero cuanto más visitaba espacios, más me daba cuenta de que lo que me atraía era retratar detalles.

    Estos lugares me transportaban a tiempos pasados.

    “Este neo-romanticismo que es el modernismo lleva como premisa la búsqueda de la belleza y una preocupación espiritual. (…) Los poetas y pintores modernistas evocan mundos remotos, fábulas, paisajes aterciopelados donde todo transcurre en un clima de musicalidad y donde la naturaleza está rodeada de misterio. El modernismo es el dominio de la línea, curva o recta. Un sentido caligráfico de influjo japonés contornea las pinturas. Un nervioso latiguillo envuelve con sus líneas muebles y edificios.” (1)

    Y esa es mi intención, recrear belleza y misterio, con tomas de cerca, algunas de ellas alcanzando la abstracción, de las curvas y líneas pertenecientes a escaleras, puertas, ventanas, etc. 

    En Cuba, tuve la oportunidad de alojarme en una casa colonial construida en 1895 por un español que emigró a La Habana.  En París, pude acceder a fotografiar el museo modernista del diseñador Pierre Cardin, el cual está ubicado en el edificio del Restaurante Maxim’s de la Rue Royale.

    Las fotografías de la serie Belle Epoque están ahora en venta en la tienda online Images with a story. Están disponibles en varios tamaños, algunas de ellas en serie limitada y firmadas por mi. 

     

    (1) Frases extraídas del libro “Cartagena 1874-1936 (Transformación urbana y arquitectura)” de F. Javier Pérez Rojas . 1986

  • El impacto de la Torre Eiffel en el arte

    Chanel acaba de rendir homenaje a la Belle Epoque y a dos de los más emblemáticos edificios del modernismo parisino en su desfile de Alta Costura Otoño-Invierno 2017-18 usando de escenario a una Torre Eiffel en miniatura en el mismísimo Grand Palais.

    Construida para la Exposición Universal de 1889 en París, y celebrando 100 años desde la Revolución Francesa, la Torre Eiffel simbolizaba la modernidad y el inicio de la era industrial.

    Desde la izquierda hacia la derecha: Colección Chanel Haute Couture Otoño-Invierno 2017-18 | La Torre Eiffel, arco de entrada de la Exposición Universal de París en 1889.

    Desde la izquierda hacia la derecha: Colección Chanel Haute Couture Otoño-Invierno 2017-18 | La Torre Eiffel, arco de entrada de la Exposición Universal de París en 1889

    “Con el descubrimiento de los metales como materiales de construcción, los ingenieros entraron en una competición. Una de ellas se difundió a nivel mundial, consistía en construir una torre de 1.000 pies de altura. El país que conseguiría realizar tal hazaña técnica sería considerado como el país más avanzado a nivel técnico.” (1)

    Francia gano el desafío pero más allá de eso:

     “Como símbolo de modernidad y de vanguardismo, la Torre Eiffel siempre ha sido una fuente de inspiración para los artistas”. (2)

    Y entre ellos, inspiró al propio Karl Lagerfeld, en moda con el desfile de este año y en fotografía con una serie que realizó sobre este monumento. Pero podemos nombrar a Aimé Guerlain. El famoso perfumista innovó el mismo año que la Exposición Universal creando Jicky, el primer perfume francés en incorporar ingredientes de origen sintético como la vainillina. 

    Desde la izquierda hacia la derecha: Jicky, 1889 y su interpretación moderna, Mon Guerlain, 2017, presentada en un frasco muy similar

    Como suele pasar con novedades que se adelantan a su tiempo, al principio fue rechazado por la mujeres que estaban acostumbradas a bouquet florales, pero lo adoptaron los dandis ingleses. 

    Tal fragancia fue posible gracias a los avances en química orgánica que revolucionaron la perfumería; aislando y luego sintetizando moléculas de origen vegetal. Laboratorios en Europa y en Estados Unidos hicieron posible nuevas combinaciones que cambiaron de forma profunda la forma en la cual trabajaban los perfumistas hasta entonces. Los Ingredientes procedentes de la tecnología industrial se hicieron paso hasta la paleta del perfumista, junto a los ingredientes tradicionales de origen artesanal.

    Si la perfumería pasó en este momento de una perfumería figurativa a una perfumería abstracta con Jicky, lo mismo paso en fotografía en misma época.

    Pero mientras Aimé Guerlain usaba los ingredientes sintéticos para alcanzar una cierta abstracción, el objetivo del movimiento pictorialista era alcanzar el arte borrando los atributos técnicos de la fotografía.

    “Se considera artística una obra en la cual se aprecia la mano del artista (…) El sujeto no importa, importa la interpretación. (…) La fotografía se puede considerar como una expresión artística si es capaz de crear belleza independientemente de la belleza de su temática.”

    El arte no tiene fronteras. Mezclo el pasado y el presente para expresar mi visión personal. Me encanta el modernismo que capturo con una cámara moderna. Podría decir que estoy algo obsesionada con la tomas cercanas de curvas y de líneas. La abstracción que consigo de esta forma me ayuda a desconectar de la realidad y a adentrarme en mi mundo emocional.

    Serie fotográfica Belle Epoque . La Habana (Cuba) & Cartagena (España)

    No puedo estar más de acuerdo con la visión de Constant Puyo, uno de los fotógrafos que fundó el movimiento pictorialista: 

    “Puesto que su principal idea era la belleza, parece que Puyo intento reproducir en la medida de lo posible un equivalente plástico de la emoción que sentía frente a la belleza (de un paisaje, de una mujer o de una escena campestre), y no de la idea en sí."

     

    (1)   Extracto de la página web de la Torre Eiffel
    (2)   Extracto de la página web Chanel news 

  • El silencio para alcanzar mi mundo

    Recientemente reflexionaba en otro post acerca del misterio que rodea todo mi trabajo, ese que me sirve de inspiración, que me permite dotar a las fotografías de un sentido especial y contar historias a través de ellas.

    No obstante, para captar el misterio necesito el silencio. La fotografía es un arte y, como artista, he ido creando mi propio ritual creativo. Para mí es indispensable trabajar en una atmósfera de tranquilidad que me permita evadirme de lo más terrenal con el fin de encontrar esa “chispa” mágica que encienda mi creatividad. Otros artistas, como Francis Bacon, ya se han referido al papel que juega el silencio en el proceso creativo. El pintor decía que “el silencio es el reposo que nutre la sabiduría”.

    Ese silencio, sobre todo interno, es el camino que me lleva a expresar en la fotografía el misterio al que me refería. Pero como el silencio no depende sólo de mí, cuando estoy en sesión me gusta rodearme de un equipo discreto que aporte su pequeña dosis de serenidad. Cada uno cumpliendo con su papel, pero centrándose en el personaje protagonista de cada proyecto. Cuando disparo la fotografía, el sonido de la cámara es el único que interrumpe la calma. Mientras, el equipo, cercano, discreto y sigiloso, trabaja cuidando hasta el más mínimo detalle.

    Este entorno para mí es esencial, me permite desconectarme de un cierto modo de la realidad, evadirme y trasladarme a ese mundo fugaz que intento capturar. “El fotógrafo del silencio”, así se conocía a Humberto Rivas, el gran retratista argentino, porque en sus fotografías intentaba captar las cualidades interiores de los que se ponían ante su objetivo. Y así me siento yo en mi creación, con el silencio y el misterio como telón de fondo, escuchando a los personajes y al espacio respirar, y captando toda la esencia con un click en el instante preciso.

    Es la magia de la fotografía, el arte mudo y silencioso, que atrapa lo más profundo y sincero del ser humano.

  • Descubriendo espacios: Palacio modernista de Cartagena

    Imaginemos una habitación pequeña, con poca decoración, con el blanco como color principal en paredes y muebles. Imaginemos ahora quién podría vivir ahí.

    Cambio.

    Pensemos en esa misma habitación pequeña, con un gran armario de madera barnizada, una chimenea encendida y un sillón de raso. Si visualizamos quién viviría allí, ya no sería la misma persona.

    ¿Verdad?

    Las fotografías cuentan historias, y las historias no están solo en las personas que vemos en ellas; la atmósfera, el espacio, las construcciones… todo aporta información y nos permite percibir lo que hay detrás y da sentido a una imagen. El ambiente es un elemento vivo. El ambiente es un personaje más de la historia.

    Me declaro una fotógrafa que siente pasión por las localizaciones. Me gusta pasear, descubrir rincones que por sí solos relatan aventuras, espacios con encanto dignos de ser vistos y escuchados por lo mucho que tienen que contar.

    Mi último descubrimiento fue el palacio modernista de la foto, ubicado en Cartagena (Murcia), que podéis ver a continuación.

    Captó mi atención desde el primer momento. Su estado –habilitado pero desconchado- despertó una gran melancolía, el recuerdo de una época cargada de elegancia y grandeza que ahora se convertía en meros restos de lo que fue. Una prueba de que, como decía Jorge Manrique, cualquier tiempo pasado fue mejor. Y sin embargo, al mismo tiempo es un espacio tremendamente vivo, regalando una atmósfera propia que lo convirtió en un escenario perfecto para contar historias.

    Si os gustan los espacios, si conocéis sitios originales, vivos y con historia -especialmente si están cargados de nostalgia-, estaré encantada de que me los presentéis. Serán de gran ayuda para continuar dando rienda suelta a lo que más me gusta hacer: contar historias a través de mi cámara.

  • Los collages de Andrey Sokolov

    He descubierto recientemente a Andrey Sokolov, un joven artista ucraniano, que usa fotografías de moda y de bailarinas de principios del siglo XX para hacer unos collages llenos de misterio y de una gran belleza.

    Para ver más obras del autor, pinche aquí